El deporte y la disfunción eréctil

Deporte_disfuncion_erectil

No es ningún secreto que el deporte y la actividad física suponen un beneficio para la salud.

Hacer deporte es uno de los pilares fundamentales para tener una buena salud cardiovascular, reducir la presión arterial, controlar el peso o el colesterol. No solo mejora el estado físico, sino que cuenta con múltiples beneficios para la salud mental al estimular el estado de ánimo, permitiendo aliviar situaciones de estrés y ansiedad.

La actividad física ha demostrado tener una influencia positiva en problemas de disfunción eréctil. Los factores que causan la disfunción eréctil pueden ser tanto físicos como psicológicos.

Dentro de los factores físicos, problemas cardiovasculares, diabetes, consumo de tabaco o hipertensión arterial influyen de manera significativa en el paso de la sangre por los vasos sanguíneos, provocando la incapacidad para tener una erección.

Practicar deporte ayuda a mejorar la circulación, aumenta los niveles de testosterona, disminuye el colesterol permitiendo un aumento en el flujo de sangre hacia el pene. Además gracias al incremento en los niveles testosterona se produce un aumento en la libido.

En cuanto a los factores psicológicos, la depresión, ansiedad y el estrés juegan un papel importante en la vida sexual masculina. El factor psicológico es uno de los principales problemas de impotencia.

En cierta medida el deporte ayuda a combatir estos problemas psicológicos. Para muchas personas salir a correr o hacer ejercicio supone evadirse de cualquier problema de estrés o ansiedad.

Cuando se realiza ejercicio, el cuerpo produce endorfinas, pequeñas moléculas generadas por el cerebro, cuyos efectos son potencialmente positivos. Las endorfinas anulan las emociones y sensaciones negativas, reducen la sensación de dolor y limitan el sofoco y agotamiento.

Hacer ejercicio de manera regular afecta positivamente al cuerpo y la mente. A la hora de hacer deporte es recomendable consultar con el médico sobre la variedad de ejercicios a realizar. Por lo general, es importante realizar deporte de manera moderada para ir aumentando progresivamente y siempre cuidando la hidratación.

En definitiva cualquier ayuda es buena para reducir el riesgo de padecer problemas de disfunción eréctil. Realizar ejercicio físico aeróbico como caminar, natación e incluso bailar nos puede ayudar a mejorar tanto la salud física como sexual.

 

Deja un comentario