Depresión y calidad sexual

¿Crees que estás pasando por un cuadro de depresión? ¿Te sientes invadido por emociones como la tristeza, melancolía o desánimo? Estas emociones, aunque en sí no son negativas, cuando no eres capaz de gestionarlas se pueden volver un impedimento para que puedas disfrutar de las actividades de tu día a día.

Son emociones que al mantenerse dentro de ti, intoxican con su oscuridad no solo tus pensamientos, sino también tus acciones. Y, ¿cuál es una de esas acciones que proporciona mucho placer al ser humano y se ve también afectada? La actividad sexual.

¿Cómo afectan las emociones a la sexualidad?

Cuando tu cerebro está viviendo un período de depresión las hormonas que regulan su actividad, energía y capacidad de sentir bienestar están «atrofiadas».

Si tu cerebro está «luchando por sobrevivir» y una parte de él no tiene demasiadas ganas de hacerlo tendrá muchas menos ganas de llevar a cabo la actividad sexual.

¿Qué podemos hacer?

Pedir ayuda profesional, siempre. La depresión es una enfermedad que afecta a tu calidad de vida, todo tu mundo se ve invadido por emociones y pensamientos inhabilitantes.

La terapia psicológica será la que te permitirá cambiar esta situación. Por eso en Clínicas The Test contamos con un equipo psicológico que podrá ayudarte.

Desde el mismo momento en el que comiences la terapia, poco a poco vas a ir viendo la luz al final del túnel y comenzarás a notar los cambios. A la vez que van mejorando tus pensamientos sobre ti, tu entorno y tu autoestima irás notando que las ganas de disfrutar aumentan y con ello tu instinto sexual que parecía perdido, pero solo se encuentra dormido dispuesto a volver a disfrutar.

Podemos ir probando…

Pero además, puedes ir favoreciendo el contacto con aquellos estímulos que antes sí te resultaban placeros. ¡Sin presión! Esto es lo más importante. Puede que la culpa te esté atormentando por pensar que ya nos disfrutas como antes o que ya no eres capaz de darle el placer que antes sí a tu pareja.

La culpa no es una emoción útil salvo que te sirva para darte cuenta de que efectivamente, hay algo que cambiar. Pero si estás dando los pasos necesarios y ya nos has pedido ayuda: entonces es el momento de descargar el peso que llevas sobre los hombros.

Intenta disfrutar, sin expectativa ni meta ninguna. Quizá valga simplemente con preparar un baño con tu pareja y disfrutar de vuestra intimidad, daros un masaje o acariciaros la piel.

¿Sabes cuál es el otro principal órgano sexual aparte del cerebro? La piel. Teniendo en cuenta que el sexo no se limita solo a la penetración. Puedes probar a indagar sobre los más de dos metros cuadrados que tenemos de ella, sin ni siquiera tener que hacerlo en vuestras partes sexuales. Poco a poco ir explorando quizá os lleváis alguna que otra buena sorpresa.

Sobre tu pareja

Es muy importante tener en cuenta que se trata de una situación temporal que en manos de nuestros profesionales tendrá solución. Muchas veces es común que las parejas cometan el «error» de pensar que quizá tienen algo que ver en esto.El «mecanismo» que está fallando y que está en sus horas bajas está dentro de tu cerebro, es «normal» que no sientas la misma chispa hacia tu pareja pero esto, no depende de ella.

Transmitirle un mensaje de calma y paciencia es lo mejor que puedes hacer y, sobre todo: saber que estás en buenas manos y que volveréis a disfrutar y esta vez, además, contaréis con más conocimiento y herramientas para ello.

En Clínicas The Test contamos con los mejores especialistas para que puedas disfrutar una vida sexual plena. Pide cita y recupera tu salud sexual.

Deja un comentario