Frenulectomía

Este tratamiento consiste en la eliminación del frenillo corto, que une al glande con el prepucio, con el fin de destensar la zona y eliminar las molestias durante la erección o las actividades sexuales.

Este problema suele darse en varones que no están circuncidados. Esta intervención quirúrgica es de carácter ambulatorio, es decir, el proceso completo se produce en un solo día y la anestesia se aplica de manera local.

¿Por qué operarse del frenillo corto?

El prepucio, el frenillo y el glande están unidos entre sí, por lo que un frenillo más pequeño de lo necesario puede provocar grandes molestias a la hora de retraer el prepucio hacia atrás. Esto limita mucho el movimiento e incluso, puede provocar heridas y/o roturas de frenillo, sobre todo durante las erecciones. Por último, en algunos casos, el frenillo corto puede desviar el glande hacia abajo provocando una curvatura de pene.

Todos estos inconvenientes pueden tener consecuencias negativas en tu vida sexual como el impedimento de la penetración, dolor intenso o el desgarro del frenillo durante la misma. Esto último requiere de asistencia médica urgente ya que puede provocar un sangrado intenso. Además, su cicatriz puede acortar más el frenillo agravando el problema.

¿Diferencias entre frenillo corto y fimosis?

Es muy común confundir estas dos afecciones ya que son similares y a veces, una conlleva a la otra.

La fimosis es la imposibilidad de retraer hasta atrás la piel que recubre el glande (prepucio). Este problema se suele dar debido a que el prepucio es demasiado estrecho y este imposibilita dejar el glande al descubierto. Su solución se denomina circuncisión y consiste en eliminar el trozo de prepucio sobrante para permitir una retracción completa.

En cambio, el frenillo corto no supone tener el prepucio demasiado estrecho. Simplemente significa que la longitud del frenillo no es suficientemente larga como para realizar una retracción completa.

Si es cierto que, es común que estos dos problemas se den a la vez. Por lo tanto, las cirugías de Frenulectomía y de circuncisión, a menudo, pueden darse de manera paralela. Es posible que además de, ser necesario retirar una parte del prepucio, también sea aconsejable seccionar el frenillo para facilitar el recorrido completo.

¿En qué consiste la Frenulectomía?

Esta intervención es muy sencilla. Normalmente, el paciente no pasa más de 24 horas en el hospital por lo que el proceso es bastante fácil y rápido. Simplemente el paciente se tumba boca arriba en la cama del quirófano y se le tapa con una sábana quirúrgica. Solo se deja al descubierto la zona genital.

Una vez el paciente esté tumbado, se procederá a limpiar toda la zona del pene y se aplicará la anestesia local para garantizar que el paciente no sienta ninguna molestia ni dolor. Cuando la anestesia haya hecho efecto, el cirujano procederá a realizar la Frenulectomía (seccionar el frenillo). Este tratamiento tiene una duración aproximada de 30 minutos. También se realizará la circuncisión si fuera necesario por lo que el tiempo de la intervención podría variar.

Una vez realizada la Frenulectomía, se procederá a vendar la zona y a explicar al paciente cuales son los pasos a seguir durante el posoperatorio para que la curación se produzca de manera adecuada.

Frenulectomía thetest

Ventajas de operarme el frenillo corto

Realizarse la Frenulectomía puede mejorar tu vida en varios aspectos. En primer lugar, las molestias y los dolores durante la erección desaparecerán. Esto mejorará la calidad de tu vida sexual ya que podrás tener relaciones sexuales completas y de manera satisfactoria. Además, el placer suele aumentar durante el coito ya que, al seccionar el frenillo, permite al glande quedar completamente al descubierto. Los riesgos de desgarro o rotura de frenillo desaparecen lo que garantiza seguridad durante el acto sexual. Por último, la higiene personal de la zona mejorará ya que el glande quedará por completo al descubierto.

Consulta Gratis