Implante de prótesis de testículo

El implante de testículos es un tratamiento sencillo en el cual se implantan prótesis de uno o los dos testículos en el interior del escroto.

Esto se suele realizar debido a varias razones como la criptorquidia (descenso incompleto de uno de los testículos), la torsión testicular (retuerzo del cordón espermático), la anorquia (ausencia de testículos) o la previa extirpación de los testículos a causa de un tumor o un traumatismo.

¿Por qué realizarse un implante de testículos?

La falta de uno o los dos testículos pueden causar no solo problemas psicológicos, sino también físicos o estéticos. Por eso, en TheTest ofrecemos una cirugía sencilla y segura en la que implantamos y colocamos las prótesis testicular en una posición firme, adecuada y estética al mismo tiempo. También nos comprometemos mucho, no solo con que los nuevos testículos adopten una estética adecuada, sino que también buscamos que la cicatriz sea lo más pequeña y quede lo más escondida posible. Esto se consigue con una combinación de cirugía avanzada y personal cualificado que nos permite obtener los resultados más satisfactorios.

Es importante tener en cuenta que las prótesis testiculares no funcionan como sustitutos a los testículos naturales. La gran diferencia es que los testículos artificiales, a diferencia de los naturales, no producen ni espermatozoides ni hormonas por lo tanto solo sirven para obtener una visión más estética de esta zona íntima.

¿En qué consiste el implante de testículos?

El implante de prótesis testicular, normalmente, se suele realizar de forma ambulatoria, es decir, el paciente no pasa la noche en el hospital, si es cierto que, en algunos casos se podría requerir una hospitalización breve. La anestesia puede ser local (despierto pero sin sensibilidad) o general (completamente dormido).

Esta intervención suele durar aproximadamente entre 30 minutos. El tiempo puede variar ligeramente dependiendo del método que se utilice. El método será elegido por el cirujano y dependerá de tu caso en particular. Seleccionará el procedimiento más adecuado en base a tus circunstancias y a tus necesidades. Por supuesto, te explicará detalladamente todos los pasos del tratamiento y el porqué de esa decisión.
Al terminar el implante, se te vendará la zona testicular para protegerla de roces.

Implante testicular. Factores importantes.

Como hemos mencionado anteriormente, el cirujano estudiará tu caso en concreto y seleccionará el método más adecuado en base a tus circunstancias y necesidades particulares. Para ello, tendrá en cuenta varios factores que le facilitarán la decisión.

También existen factores para tener en cuenta después de la intervención como posibles infecciones, capacidad de adaptación al implante, cicatrización, etc. Se realizarán revisiones periódicas y se facilitarán las pautas a seguir por el paciente para garantizar una curación adecuada.

Implante de prótesis de testículo thetest

Recuperación tras el implante testicular.

Las 48 horas posteriores al implante sentirás un poco de incomodidad y dolor en la zona genital. El cirujano podrá recetarte analgésicos para minimizar el dolor si lo cree conveniente.

Te sentirás cansado y tendrás el escroto hinchado y sensible durante algunos días. Es recomendable que mantengas el vendaje durante varios días para proteger la zona.

Lo más normal es que en entre una semana y diez días ya puedas reanudar tu actividad diaria. Si es cierto que debes tener paciencia y no adelantarte a las indicaciones del médico. Este te dará detalles más específicos sobre tu proceso de curación en concreto como el tiempo que debes esperar antes de reanudar tu actividad sexual, para volver a coger peso, hacer deporte, etc.

Es importante que si notas cualquier tipo de anomalía como inflamación excesiva, fiebre, dolor intenso o enrojecimiento de la zona avises a tu médico inmediatamente para abordar el problema lo antes posible.

Riesgos y complicaciones del implante de testículos

Implante de prótesis de testículo thetest

Aunque el implante testicular es una intervención sencilla, tiene algunos riesgos y complicaciones como en cualquier otra intervención tales como infecciones, cicatrización anormal, acumulación de líquidos o formación de hematomas o hemorragias. Si todo se desarrolla de manera normal y el cuidado posterior al tratamiento es adecuado, es poco frecuente que surjan complicaciones.

Consulta Gratis