Disfunción eréctil: Tratamientos

La disfunción eréctil se define como la incapacidad total o parcial y persistente de conseguir y mantener una erección lo suficientemente firme para mantener relaciones sexuales de manera satisfactoria. Este problema es un gran enemigo para las parejas ya que afecta a 1 de cada 4 hombres en España.


Las causas de la disfunción eréctil son numerosas y pueden ser de carácter físico o psicológico y hay que saber identificarlas. A continuación, enumeramos algunas de las causas más comunes de la impotencia.

Algunas de las causas de la disfunción eréctil:

Causas físicas

  • Problemas del flujo de sangre.
  • Colesterol alto.
  • Consumo de tabaco, alcohol y drogas.
  • Consumo de determinados medicamentos.
  • Diabetes mal controlada

Causas psicológicas

  • Ansiedad, estrés y depresión.
  • Tensión o nerviosismo.
  • Problemas de pareja.

 

¿Cuándo acudir a un médico?

 

Existen problemas de erección pasajeros que no necesariamente tienen que tratarse de disfunción eréctil y suelen ser causados por razones menores como la falta de sueño, el estrés del trabajo, problemas de pareja…

Hay que saber diferenciar entre un problema pasajero y un problema real de disfunción eréctil. Si estás experimentando impotencia desde hace tres meses aproximadamente y de manera constante, probablemente estés ante un caso real de disfunción eréctil y es conveniente que acudas a un médico para que puedan realizar las pruebas necesarias y así poder estudiar tu caso en concreto.

La vergüenza y la culpabilidad son dos son barreras psicológicas que es necesario superar para abordar la disfunción de la mejor manera posible. Nadie es el culpable de este problema y la pareja debe mantenerse unida y apoyarse mutuamente.

Soluciones de la disfunción eréctil

Tratamientos médicos

  • Terapia farmacológica. Este tratamiento se refiere a la receta (por parte de un especialista en sexualidad masculina) de medicamentos que favorecen la eliminación de la disfunción eréctil de diversas maneras. Por supuesto, los medicamentos utilizados están autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).
    Dependiendo de las necesidades y grado de disfunción del paciente, se escogerán los medicamentos, en compañía y asesoramiento de su médico, más adecuados para garantizar la mayor probabilidad de éxito del tratamiento.
  • Terapia de baja testosterona. Este tratamiento está enfocado en tratar el hipogonadismo con una suplementación de testosterona en el hombre para recuperar los niveles adecuados.
  • Tratamiento de bomba de vacío. Consiste en la colocación de un tubo plástico con una bomba manual o a batería sobre el pene que promueve el flujo de la sangre para conseguir una erección lo suficientemente firme para tener relaciones sexuales.
  • Terapia de gel. Administración de geles, previamente recetados por un especialista para promover la erección y combatir la disfunción eréctil. Todos los productos médicos que utilizamos en TheTest están autorizados y aprobados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.
  • Terapia intracavernosa. Este tratamiento se administra mediante una inyección intra-cavernosa o por vía intrauretral para la relajación del músculo blando y abrir los vasos sanguíneos del pene. De esta manera la persona consigue una erección firme permitiéndole tener relaciones sexuales.
  • Tratamiento de ondas de choque. Aplicación de ondas de choque lineales que favorecen la formación de nuevos vasos sanguíneos en el tejido eréctil y la potenciación de la relajación del endotelio vascular.

Tratamientos quirúrgicos

  • Implante de prótesis de pene. Los implantes peneanos son dispositivos que se insertan dentro del pene para eliminar la disfunción eréctil y permitir relaciones sexuales satisfactorias.

Tratamientos psicológicos

  • Tratamiento psicológico para la disfunción eréctil. TheTest cuenta con psicólogos especializados para tratar los factores psicológicos de la disfunción eréctil. Este trata-miento puede realizarse de forma paralela a cualquier tratamiento médico o quirúrgico o también, si no fuese necesario ningún tratamiento mencionado anteriormente, podría realizarse de manera independiente. Cada caso se estudia de manera individual para garantizar que la opción escogida es la más adecuada.