Diabetes y disfunción erectil

La diabetes es una de las causas de disfunción eréctil en el hombre. Diversos estudios reflejan que los pacientes con diabetes se presenta la disfunción entre 5 y 10 años antes que en la población general y que suele ser mas grave.

Esto no quiere decir que por tener diabetes, sobre todo la Tipo 2, que esta relacionada con los hábitos de vida, tengas que resignarte. Los tratamientos farmacológicos orales suelen ser menos eficaces en este tipo de pacientes, pero existen otros muchos tratamientos como las ondas de choque focales, las bombas de vacío o la prótesis de pene entre otras opciones terapéuticas posibles.

La diabetes daña los vasos sanguíneos, responsables del aporte de sangre para lograr la erección, reduce el nivel de testosterona y daña los nervios que tienen que mandar las señales de erección al pene debido a la neuropatía periférica diabética, una consecuencia de una diabetes mal controlada de larga evolución.

Por eso el control estricto de la glucemia y el cambio de hábitos de vida, junto con evitar el tabaco y hacer ejercicio regularmente son fundamentales no solo para tratar sino para prevenir la disfunción eréctil y otro tipo de patologías que nos puede causar la diabetes como la nefropatía, la perdida de visión por retinopatía diabética y todo tipo de daños a nuestro organismo.

 

La mejor prevención y tratamiento que ayuda a mejorar los pacientes con disfunción eréctil son las siguientes:

  • Buen control glucémico
  • Vida sana
  • Ejercicio físico regular (evitar la bici)
  • Tener un peso normal
  • Dieta mediterránea

A todos estos factores tenemos que sumarle el tratamiento adecuado por parte del urólogo o andrólogo. Un buen diagnostico podrá hacer que nuestra disfunción eréctil, así como las enfermedades que las producen estén mejor controladas.

Si al problema físico le añadimos que la impotencia masculina genera una serie de problemas psicológicos, como falta de autoestima, miedo a no rendir, incluso el rechazo a la pareja y la intimidad por miedo a no poder ser un compañero sexual apto, es imprescindible que te asesores con especialistas en el tema.