Eyaculación precoz

La eyaculación se puede producir con una mínima estimulación antes, durante, o inmediatamente después de la penetración debido a causa psicológicas o una sensibilidad excesiva. En The test tenemos soluciones para la eyaculación precoz.

¿Qué es la Eyaculación Precoz?

La eyaculación precoz consta de diversas definiciones desarrolladas por grandes instituciones dedicadas al estudio de la salud. Todas esta descripciones de la eyaculación precoz son muy similares y hacen alusión a 3 factores principales. El tiempo de latencia eyaculatoria intravaginal (TLEI), la falta de control y la insatisfacción sexual.

Según la Sociedad Internacional de Medicina Sexual (ISSM), “La EP es una disfunción sexual caracterizada por una eyaculación en la cual siempre o casi siempre se produce antes o dentro de aproximadamente un minuto después de la penetración vaginal, y la incapacidad para retrasar la eyaculación en todas o casi todas las penetración vaginales; y consecuencias personal negativas como angustia, molestia, frustración y la negativa de tener intimidad sexual.”

Los problemas de eyaculación precoz afectan entre un 25% y un 40% de los hombres. Pero a su vez, es uno de los problemas menos consultados en comparación de la disfunción eréctil. Normalmente debido a vergüenza o miedo a reconocer el problema. Además, la eyaculación precoz causa normalmente problemas emocionales, tanto para el paciente como a la pareja.

Si es cierto que, la gran mayoría de casos pueden tratarse de manera satisfactoria si se combate de manera adecuada. Existen diversos tratamientos, medicamentos y ejercicios que favorecen el control de la eyaculación.

Tipos de eyaculación precoz

Existen dos tipos definidos de eyaculación precoz que pueden darse en un hombre:

  • Primaria (de por vida): La eyaculación precoz primaria es la que se presenta todas o casi todas las veces que se tienen relaciones sexuales.
  • Secundaria (adquirida): Es la que se manifiesta después de haber tenido experiencias sexuales sin problemas eyaculatorios.

¿Cómo saber si tengo eyaculación precoz?

Siempre que suceda con poca frecuencia y de manera puntual no es motivo de preocupación, sin embargo, si esto te ocurre normalmente, puede que padezcas cierto grado de eyaculación precoz.

Existen varios síntomas que pueden indicar de manera generalizada si una persona padece algún grado de eyaculación precoz.

  • Eyaculación de forma involuntaria en juegos preliminares.
  • Eyaculación antes de empezar la penetración.
  • Eyacular al poco tiempo de penetrar (< 1 min aproximadamente).
  • Evitar encuentros sexuales, por temor a no poder controlar la eyaculación.
  • Tu pareja está experimentando problemas para alcanzar el orgasmo.
  • Todo esto te está provocando malestar y, a veces, incluso ansiedad y estrés.

Si crees que tienes algunos de estos síntomas, Si crees que padeces alguno de estos síntomas, puedes realizar el test de eyaculación precoz oficial  para descubrir de manera más objetiva tu grado de control de la eyaculación. Puede que padezcas eyaculación precoz pero no te alarmes, como hemos mencionado antes, prácticamente la totalidad de casos se pueden tratar de manera satisfactoria.

Si es cierto que, para poder diagnosticar la eyaculación precoz de manera fiable es conveniente que acudas a un médico especialista en sexualidad masculina para que te realice pruebas médicas y psicológicas necesarias para determinar tu caso en particular.

Eyaculación precoz test

Pruebas para detectar la eyaculación precoz

Para poder evaluar si el paciente padece eyaculación precoz desde una perspectiva médica, es necesario llevar a cabo una serie de pruebas que facilitan un resultado fiable.

Historial clínico completo. El paciente detalla el problema al médico desde la confianza y la sinceridad para que este, pueda evaluar la información de una manera objetiva. Además, es recomendable realizar algún cuestionario o test que recomiendan las sociedades científicas para diagnosticar y medir el grado de eyaculación precoz. (Test: Cedrés S)

Pruebas analíticas. Estas pruebas son necesarias para valorar así los niveles hormonales y la presencia de posibles infecciones, así como una exploración física completa que descarte o confirme una posible relación con la disfunción eréctil.

Ecografías o TAC. Por último, si con las pruebas anteriores el diagnóstico no hubiese quedado claro, se podrían realizar pruebas de imagen como una ecografía o un TAC para observar el estado de la próstata y de las principales glándulas que puedan causar trastornos hormonales.

¿Causas de la eyaculación precoz?

La eyaculación precoz puede aparecer en un hombre por diversas causas físicas y/o psicológicas. Vamos a mencionar las más importantes para que puedas hacerte una idea de porque puede que tengas este problema.

Causa biológica: La eyaculación precoz se cree que se produce por una alteración en la sensibilidad de los receptores cerebrales de la serotonina.

Además, existen diversos factores que pueden que pueden estar desencadenando la eyaculación precoz:

  • Ansiedad y estrés
  • Miedo o nerviosismo
  • Depresión
  • Trastorno bipolar o estrés postraumático
  • Infecciones de la vía urinaria o de la próstata.
  • Alcoholismo y tabaquismo
  • Consumo de fármacos o drogas
  • Trastornos neurológicos: neuro sífilis, esclerosis medular y neuropatías
  • Trastornos hormonales: defectos en la tiroides y las glándulas suprarrenales.
  • Relaciones sexuales infrecuentes.

¿Por qué es importante tratar la eyaculación precoz?

Es importante que la persona sea consciente de los problemas que puede provocar la eyaculación precoz. Si no se trata a tiempo puede causar problemas psicológicos y sociales graves en la persona que la padece.

Problemas psicológicos. Ansiedad y estrés, antes, durante y después del coito. Por un lado, está el miedo a si pasará y, por otro, la frustración y la vergüenza cuando pasa. Esto provoca una inseguridad importante en la persona que podría causar hasta depresión en algunos casos.

Problemas sociales. Las relaciones personales de la persona se pueden ver deterioradas debido a esa ansiedad, estrés, frustración e inseguridad que la persona puede padecer debido a este problema.

Como hemos mencionado anteriormente, la inmensa mayoría de casos de eyaculación precoz son tratados con éxito y por eso no hay que alarmarse demasiado. Es importante acudir a un especialista para combatir este problema desde el principio. Se suelen notar beneficios a corto plazo en este tipo de tratamientos.

Tratamientos para la eyaculación precoz

En la actualidad, existen diversos tratamientos para la eyaculación precoz. Podemos clasificarlos en tratamientos médicos, quirúrgicos y psicológicos.

En la mayoría de los casos no es necesario acudir a una intervención quirúrgica para eliminar la eyaculación precoz. Normalmente con el tratamiento psicológico y el tratamiento médico suele ser suficiente para mejorar el control de la eyaculación.

  • Tratamientos psicológicos para la eyaculación precoz. Durante el tratamiento psicológico, realizaréis tu psicólogo y tú, un cuadro médico completo donde conocerá tu caso en profundidad. A partir de ese momento, pondréis en práctica ejercicios, consejos y nuevos hábitos que te permitirán mejorar el autocontrol y el tiempo de eyaculación. De esta manera conseguirás mejorar tu vida sexual, tu autoestima y tu seguridad personal.
  • Tratamientos médicos. Crema desensibilizante. Este tratamiento se realiza de la mano de un médico especializado en sexualidad masculina para garantizar el uso adecuado del gel desensibilizante que consigue un retardo notable en la eyaculación de la persona. Por supuesto, los geles utilizados en TheTest están autorizados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).
  • Tratamientos quirúrgicos para la eyaculación precoz. También existe una tercera opción que consiste en desensibilizar la zona genital del hombre a través de una cirugía llamada neurectomía selectiva del pene que consigue disminuir la sensibilidad retardando la transmisión del impulso eyaculatorio.

Consejos para prevenir la eyaculación precoz

La eyaculación precoz es un problema más extendido de lo que parece. Afecta a un 30% de la población masculina y si incluimos a las personas que la han sufrido de manera puntual en algún momento de su vida, la cifra alcanza hasta el 50%. Por suerte, existen varios ejercicios que previenen la eyaculación precoz y si se realizan de manera adecuada, tienen una tasa de éxito muy elevada. Te contamos que son, cómo se hacen y todos sus beneficios…

  • Retrasar la eyaculación
  • Ejercicios de Kegel
  • Control de la micción